Blog

La orientación laboral para los más jóvenes

Posted on in Noticias

Acceder a un puesto de trabajo es el objetivo de todo profesional. Sin embargo, la inserción laboral de los más jóvenes plantea más dificultades.

Entre los problemas que pueden entorpecer el acceso al empleo entre los más jóvenes están estos:

  • Número de ofertas de empleo. El número de desempleados es aún muy elevado y el paro sigue teniendo cifras muy elevadas. Lo que constata que las ofertas de empleo aún son insuficientes. Respecto a esto, hay que tener en cuenta que es importante favorecer una mayor vinculación entre oferta y demanda y tratar de reducir el gap entre la formación y la práctica.
  • Cualificación. Las empresas son cada vez más exigentes y buscan candidatos con un perfil muy concreto, con cualificaciones y competencias específicas.
  • Falta de experiencia profesional: La poca o nula experiencia laboral es también un freno a la inserción laboral del colectivo de jóvenes. Al haber mayor número de personas que buscan empleo, los procesos de selección se han vuelto más duros y exigentes. Los responsables de las contrataciones pueden elegir entre un amplio abanico de candidatos y los que no tienen experiencia profesional pueden quedar antes descartados.
  • No saber buscar un puesto de trabajo de manera eficaz. Tras acabar los estudios, lanzarse a la búsqueda de un empleo es una tarea más complicada de lo que parece y para la que muchos jóvenes no están lo suficientemente preparados. Esta desorientación puede desmotivarles y ralentizar su proceso de inserción laboral.

A pesar de todo esto, encontrar un puesto de trabajo y lograr la ansiada inserción laboral es posible. Para ello, la mejor herramienta es la orientación laboral. Muchos centros de formación, empresas privadas y también distintos organismos públicos disponen de servicios especializados que pueden informar y ayudar a los más jóvenes en la búsqueda de empleo.

Orientación laboral

De forma muy resumida, la orientación laboral lo que persigue es incrementar tus posibilidades de encontrar empleo. Para ello, hay que trabajar una serie de puntos:

  1. Objetivo profesional. El primer paso para incorporarse al mercado laboral es definir en qué nos gustaría trabajar, a qué sector profesional nos gustaría unirnos. Después hay que averiguar si la formación con la que contamos es la adecuada y, en caso de que no lo sea, poner los medios necesarios. También es importante revisar nuestros puntos fuertes y débiles, cómo es nuestra capacidad de trabajar en equipo, de interactuar con otras personas, de resolver problemas, de tomar decisiones, etcétera. Es decir, nuestras competencias para desenvolvernos en una profesión.
  2. Conocer el mercado. Para facilitar la inserción laboral es fundamental conocer lo máximo posible el segmento laboral al que nos queremos incorporar. Hay que averiguar cuáles son las profesiones más demandadas, los nuevos perfiles profesionales que se buscan y cuáles son los requisitos que se exigen. Así como las funciones y tareas que desempeñan estos profesionales.
  3. Por otro lado, también hay que buscar información sobre las empresas que contratan a estos profesionales. Averiguar su filosofía de trabajo, objetivos, planes de expansión y para qué zonas o regiones…
  4. Dónde buscar empleo. Dependiendo de tus objetivos y perfil profesional puedes buscar empleo en las páginas corporativas de las empresas que te interesen; siempre suele haber un lugar en el que dejar tu currículum. También puedes buscar ofertas concretas publicadas en distintos canales y medios de comunicación. Recurrir a los diferentes canales online, que incluyen desde los portales de empleo generales, los portales especializados en sectores concretos y redes profesionales y sociales, entre otros.
  5. Tampoco debes olvidar otros canales como las empresas de trabajo temporal, las firmas de selección o las ferias y foros de empleo. Asimismo, también existe la posibilidad de buscar tu inserción laboral mediante el sistema de oposiciones a distintos organismos públicos.
  6. Preparar el proceso de selección. Ésta es una parte fundamental para lograr un puesto de trabajo. Además de aprender a redactar el currículum, hay que conocer las distintas pruebas y fases de los procesos de selección a los que nos pueden someter. También es esencial prepararse la entrevista personal que puede ser decisiva para alzarse con un puesto de trabajo.