Blog

Errores a evitar en la búsqueda de empleo

Posted on in Noticias

A pesar de haber muchas personas optando a un puerto de trabajo, hay tácticas que te ayudarán a conseguir el puesto. Una búsqueda de trabajo activa se basa en tener contactos correctos, acentuar los aspectos positivos y minimizar los negativos.

Ortografía en el currículum vitae

Si tu currículum vitae tiene faltas ortográficas en la redacción, probablemente sea descartado de inmediato. Ten en cuenta, que es tu carta de presentación, así que cuídala. Una revisión ortográfica por ordenador no corregirá el mal uso de todas las palabras que aparecen en el diccionario. Sé meticuloso en este aspecto y revísalo todas las veces que haga falta.

Formato del currículum

Cuida el formato de letra que escoges para el mismo. Es importante que este bien organizado y que sea armónico estéticamente.

Aparecer de forma puntual

Tal vez no la mitad, pero ten en cuenta los retrasos en el tráfico, los problemas meteorológicos, etc. No vayas con ningún familiar a la entrevista de trabajo, demuestra que eres autosuficiente y resuelto en cualquier situación.

Cuida lo que dices

El lenguaje grosero, los prejuicios, los comentarios despectivos y el argot pueden descalificarte instantáneamente. Incluso si te sientes muy cómodo con un entrevistador, siempre debes actuar profesionalmente. Tienes que verlo de la siguiente forma, ¿crees que esa sería la imagen que la empresa esperaría de ti para representarla? Por eso mismo, debes cuidar las formas. A fin de cuentas, toda empresa quiere mantener su imagen como una compañía seria.

Otros inconvenientes de la entrevista incluyen demasiado perfume, mal aseo personal y vestimenta informal. Nadie ha perdido nunca una oportunidad de trabajo debido a un traje formal.

¿Por qué dejaste tu último trabajo?

En algún momento del camino, todos hemos tenido un nuevo jefe que no nos ha gustado, un cambio negativo en las remuneraciones, eventos incontrolables que han tenido un impacto negativo en el rendimiento o simplemente un rendimiento mediocre en una determinada posición. Nunca debes mentir en una entrevista, pero debes tener cuidado de no ser brutalmente honesto.

Referencias

Ten mucho cuidado sobre a quién proporcionas como referencia. Puede que pienses que te ayudarán, pero con demasiada frecuencia una referencia se vuelve tibia o peor. La puerta se cierra de golpe.

Llama a cada referencia inmediatamente y asegúrate de que estén familiarizados con tus logros y por qué encajarías bien en el nuevo puesto. Pregúntales directamente si se sienten cómodos dando una opinión brillante.

No preguntes lo que la empresa hará por ti… Pregunta lo que puedes hacer por la empresa.

Hasta que llegue una oferta, no preguntes sobre el salario, comisiones, beneficios adicionales o cualquier otra cosa que la empresa pueda proporcionarte. La empresa quiere que le preguntes sobre los desafíos, por ejemplo: ¿Qué necesitas hacer para tener éxito? ¿Dónde están las oportunidades de crecimiento de la empresa? ¿Cómo podemos vencer a la competencia?

Al evitar las preguntas de salario, no sólo mejorarás tus posibilidades de recibir una oferta, sino que también maximizarás la oferta cuando llegue. Si preguntas sobre el salario antes de que la empresa sepa lo bueno que eres, sólo pueden adoptar un enfoque conservador. Es mejor seguir impresionando a la empresa para que cuando llegue una oferta la empresa esté convencida de que realmente te necesita.

Ego

Si bien es fundamental destacar tus logros en tu currículum y en una entrevista, nadie quiere lidiar con un ego inflado. Debes aprender y ensayar tus historias de éxito – lo que has conseguido y cómo lo has conseguido. También debes ser capaz de escuchar a los demás y responder en consecuencia. Hablar demasiado es casi tan malo como hablar muy poco.

 

Falta de seguimiento

Si tienes interés en un puesto de trabajo, debes obtener la tarjeta del entrevistador y enviar una nota de agradecimiento después de la entrevista. Si crees que no vale la pena tu tiempo, te estás poniendo en segunda posición. No sólo mejorará tus posibilidades de recibir una oferta ahora, sino que incluso si no recibes la oferta, es más probable que el entrevistador te recuerde cuando se abra la siguiente posición.